martes, 1 de enero de 2013

La Plaga

Tuve que escribir un relato empezando por la siguiente frase: "¡El Servicio Especial de Protección Civil saluda a la comarca!", y se me ocurrió lo siguiente...

@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@










¡El Servicio Especial de Protección Civil saluda a la comarca!

Estamos aquí para velar por su seguridad. Ante la colonia cada vez más numerosa de cochinillas, que lleva varios días campando a sus anchas en campos, parques y jardines, necesitamos su colaboración para que esta misión llegue a buen término.



Así que, juntamente con el Señor Alcalde, y para evitar males mayores, les exhortamos a cumplir con el mayor empeño cada una de las siguientes normas:




Primera. Esto no es una broma. No hemos venido a este lugar dejado de la mano de Dios para entretenerles a ustedes. ¡Cuando les decimos que esta plaga de bichos bolita puede resultar catastrófica para su salud y calidad de vida actual, créannos!   



Segunda. Las cochinillas son en general animales nocturnos. Eviten pasear a esas horas por los parques y la plaza del pueblo. Nosotros nos pasearemos con nuestros equipos de fumigación. Hace mucho calor, lo sabemos, pero el  Señor Alcalde no se hace responsable de lo que pueda pasar.



Tercera. Aquellos que se aventuren a deambular por huertos ajenos que sepan -y esto viene especialmente indicado por el Señor Alcalde- que les caerá una buena. Nosotros únicamente les avisamos de que por ahí puede estar el origen de la plaga.



Cuarta. No se pongan como locos a pisotearlas. Servirá solo para enloquecerles a ustedes y para que el alcalde tenga que dar una paga extra al servicio de limpieza. Estos crustáceos se hacen una bola cuando se ven amenazados y les pueden saltar a la ropa o al pelo. Convivan con ellas como uno más.



Quinta. Las cochinillas excretan urea, es decir, se mean. Hiervan todas las verduras y frutas.



Sexta. Por orden del Señor Alcalde, se retrasa la verbena por las fiestas del patrón del pueblo hasta nueva orden y perfecto establecimiento de la normalidad. A este respecto aprovecha para decir que se debe hacer una colecta extraordinaria entre todos los vecinos para poder sufragar los gastos previos que ha tenido que realizar. Así que vayan rascándose los bolsillos.



Séptima y última. No se pongan nerviosos. Ante todo deben hacer vida normal. Estamos colocando tiendas de campaña en sitios estratégicos para mantenerles informados de todo. Si tienen cualquier emergencia acudan allí.



¡Buena suerte a todos!


3 comentarios:

  1. Me remito a lo que escribí cuando los leí por primera vez, MUY ORIGINAL.

    Es una buena experiencia volver a leerlos con perspectiva. Mucho más agradable de ver con imágenes.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Se agradece un relato tan ágil y divertido.
    He disfrutado mucho leyendo esta original historia. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. No sé por qué, pero solo a ti se te pueden ocurrir este tipo de cosas :). Me gusta mucho como una situación que parte de algo "serio" lo transformas en algo original que ralla lo inaudito, lo rocambolesco y, a pesar de todo, es que encima parece real... Pero eso sí, con humor muy dosificado en cada uno de los puntos que trata el servicio especial de protección...
    No me pongo de rodillas porque se me iría la raya del pantalón, pero si que te mereces una ovación. Muy bueno.

    ¡Un abrazo muy grande y saludos!

    ResponderEliminar