viernes, 5 de abril de 2013

Fábula de la boa


Una boa que vivía en una granja sintió unas ganas terribles de comer, así que salió de su terrario y se fue a buscar algo.

 Sigilosamente entró en el gallinero. Estirando su cuerpo vio que las gallinas dormitaban en sus puestos empollando los huevos.



Sin pensárselo dos veces, se lanzó sobre una y enrollándose en ella se la comió.




Fue tal el revuelo, que los cerdos, los patos y las vacas no dijeron nada a su dueño por miedo a que su compañera ─además de su apetito─ no controlara su temperamento, les mordiese y se los comiese.



A las dos semanas la serpiente volvió a tener hambre. Sucesivamente, de forma fría y calculadora, una a una, las gallinas fueron devoradas.

El granjero no daba crédito. Temiendo que pudieran acabar con todos sus animales, puso a sus perros bodegueros vigilando la zona.



Un día, la serpiente se coló en la pocilga de los cerdos. 




Los perros, rápidamente, se abalanzaron sobre ella. La boa, sorprendida, saltaba de forma frenética pidiendo socorro. 



Pero el resto de los animales chillaban y brincaban muy contentos porque, por fín, eran librados de tan terrible amenaza, y no hicieron caso a la serpiente, que recibió su merecido.





NO TE BUSQUES INNECESARIAMENTE MUCHOS ENEMIGOS, PORQUE EN LOS MOMENTOS DE NECESIDAD NO ENCONTRARÁS NINGÚN AMIGO.

6 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Gracias! Qué bueno tenerte por aquí, Sandra! Un saludo.

      Eliminar
  2. Eres la próxima Esopo o Samaniego. Muy buena moraleja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Genial, Emilio. A ver si escribo unas cuantas y creo un pequeño dossier de primeros auxilios, jajaja...

      Eliminar
  3. Y ahora encima fabulista... Así que no soy el único que escribe de todo, como dijiste en una ocasión :P... Has sido atrevida para pasarte a algo que, en mi opinión, es arriesgado pero, como dudarlo, te ha salido redondo. Y, desde luego, coincido en que la moraleja no podría ser mejor.

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta fábula la escribí para un ejercicio que me mandaron en un taller: nos daban la moraleja y teníamos que inventarnos la fábula. La verdad es que lo pasé genial escribiéndola. ¡Gracias!

      Eliminar